Ausencias sanantoneras

portadaIntroducción
He querido reunir, en este pequeño cuaderno, los poemas que, escritos el día dieciséis de enero a lo largo de más de quince años, recogen mis nostal gias y recuerdo de la “Carrera de San Antón” pues, a pesar de mis ausencias, esa noche, desde la lejanía, vivo la fiesta, brindo con pitarra y me convierto en un sanantonero.

ME LLUEVEN LOS RECUERDOS
Me llueven los recuerdos esta noche.
¡Que noche de nostalgias!
de imborrable s vivencias
que quedaron (igual que las hogueras)
prendidas en el alma.
Recuerdo al tío Gregorio
apretando la cinta de la albarda
y hablando con mi abuelo
de que algunos sacaban ya hasta mantas.
Y al tío Esteban Garlito
poniendo los arneses a la jaca,
terminando ya el nudo de la cola
y fijando el mosquero de la jáquima.
Recuerdo la primera
vuelta de fuego y rabia
sobre el hiriente lomo
de aquella yegua parda
y en ella al tío Basilio
que siempre sonriente desfogaba
el primitivo impulso de rechazo
que siente el animal ante las llamas.
Recuerdo tantas cosas…
Ecos de las campanas
tambor, bandera, gritos,
el vino de pitarra,
los vivas a ese santo,
las calles empedradas,
las chispas y las coces
de las recién herradas
bestias de sombra y sueño
en esta noche mágica.
Pero eres tú, tú solo
y el recuerdo perenne de tu nada
lo que hace que ahora escriba
estos versos cargados de nostalgia,
añorando tu ausencia,.
¡viejo amigo!
rememorando otras encamisadas
en las que sin arneses ni oropeles,
entre los “cambullones ” cabalgabas
erguida la cabeza y firme el trote
por la “cuesta la ermita” en la bajada.
Como recuerdo ahora
lo bien que me cuidabas
y como conocías
las mejores paradas
del viejo vino y el orondo buñuelo.
Ha sonado la hora…
Pasaron la bandera y el tambor,
pero tú muerto y yo en tierras lejanas
seguiremos corriendo el San Antón.

Badalona, 16 – 1 – 89

ESPERANZA
Seguro que a esta hora
están ya repicando las campanas
y cascos chispeantes de caballos
anuncian la carrera ya cercana.
Yo sueño aquí con ellos
y a pesar del trabajo y la distancia
esta noche, no puedo remediarlo,
siento un nudo terrible en la garganta.
Tengo la boca seca
y los ojos al borde de las lágrimas,
como si hubiera penetrado en ellos
el humo de la hoguera deseada.
Hoguera de vivencias
que brilla en el.rescoldo de sus brasas
haciéndome vivir en lo más hondo
recuerdos imborrables de la infancia.
Tengo, en fin, esta noche
una tristeza inmensa y la esperanza
de que el año que viene, si Dios quiere,
correremos tú y yo la “Encamisada “.

Badalona, 16 – I – 90

NO ESTOY INSPIRADO
A pesar de no estar inspirado,
a pesar del trabajo y sintiendo
sobre el mundo una guerra inminente
aquí estoy otra vez escribiendo,
como el año pasado y el otro
en el mismo día, con el mismo sueño,
estos versos plenos de nostalgia
que me brotan de un viejo recuerdo
y son flores sangrantes que arranco
cada año a las ramas del tiempo
y me ahogan cual mano invisible
si esta noche no grito a los vientos
¡Viva San Antón! ¡Viva San Fulgencio!
¡Que viva ese Santo!
y el pueblo peleño.

Badalona, 16-I- 91

AL TERMINAR
A esta hora la hoguera
ya agoniza,
y se apagan los ¡vivas!
poco a poco.
A esta hora se rompe
ya el embrujo
y a esperar otro año.
Me despojo
en esta lejanía, de mi mismo
y viajo con la mente
y me desboco,
sin vino de pitarra,
con el fuego
de pasados recuerdos,
como el potro
que una vez ha probado
los buñuelos
si no puede correr
se vuelve loco.

Badalona, 16-1-93

YA ESTARÁN
Ya estarán piafando los caballos
y el jinete ultimando los detalles,
habrá sacado del arca la montura
para engrasar los secos correajes
y mirar si la hebilla de la cincha
aguantará la carrera sin percances.
El sol desde el ocaso
pondrá fin a la tarde,
dando paso a la noche
más mágica de enero.
Yo me imagino Pela
llena de forasteros
que vivirán absortos
la tradición del pueblo.
Sonarán las campanas
y saldrán los primeros
caballos enjaezados;
después, entre el estruendo
del tambor y cohetes,
se anunciará el comienzo
de la carrera. Luego
resonarán los ¡vivas!
y el vino pitarrero
correrá generoso
por las gargantas.
Lejos yo a solas rememoro
el crepitar del fuego,
los amigos de siempre,
el puro y los buñuelos
y a solas también grito
henchido de recuerdos
que ¡Viva San Antón!
que ¡Viva San Fulgencio!

Badalona, 16-I- 95

JUSTO A ESA HORA
Cierro el ordenador
justo a la hora
en que el tañido de campanas
en mi pueblo
anunciará con vivas
una nueva “Encamisá”
del San Antón peleño.
Y veo piafar los caballos
entre sombras,
y crepitar las retamas
en el fuego,
y correr generosa la pitarra,
y el chorrear de la miel
en los buñuelos.
Y oigo gritar los jinetes
¡Viva el Santo!
y responderles con
¡Viva San Fulgencio!
todo ello amalgamado
por la mente
en el profundo rincón
de los recuerdos,
de esos recuerdos
que tornan cada año
en esta noche mágica de enero,
cargada de nostálgicos
embrujos,
preñada a rebosar
de sentimientos
que me hacen, a esta hora
en la distancia,
revivir la “carrera”
con mis versos.

L ‘Hospitalet, 16- I – 96

UN AÑO MÁS
Un año más, el dieciséis de enero,
la noche se hace fuego en la retama
y caballo y jinete, entre las llamas,
darán vivas al Santo. Me refiero
a la fiesta en que los “sanantoneros”
corren la “Encamisá” que así se llama
por la camisa blanca que proclama
la luz sobre la sombra. Desespero
de estar sin ser en tierra tan lejana
y al recordar el tambor y la campana
la nostalgia me invade y se agiganta.
Pero al sonar las ocho, la garganta
sin querer suelta un viva, y de la jarra
vuelve a correr generosa la pitarra.

L ‘Hospitalet, 16- I – 97

DESDE LA LEJANÍA
Un año más desde la lejanía,
en esta noche mágica de enero,
sueño con la arrogante gallardía
de enjaezados corceles. Desespero
de mi ausencia profunda. Sinfonía
de colores soñados que, en la hoguera
hoy crepitante de mi fantasía,
se convierten en luces de quimera
que recoge el pincel de la poesía.
Ya sonará el tambor, ya la campana
anunciará el momento deseado,
ya la pitarra fresca, sin mañana,
correrá generosa. Mientras tanto
el clamor será uno: ¡Viva el Santo!

Barcelona, 16- I – 98

PARECE QUE FUE AYER
Parece que fue ayer  ¡Oh desengaño!
cuando (hace hoy doce meses) describía
con cuatro endecasílabos huraños
la típica carrera que, este día,
se viene celebrando año tras año
en esta noche mágica de enero.
Parece que fue ayer cuando corría
con mi caballo, siempre compañero
fiel, que en la “Encamisá” se conocía
las mejores pitarras. Es por eso
que en esta hora avivo los recuerdos
con nostálgicos versos y confieso
que en el rescoldo de la hoguera dejo,
una vez más, los “vivas” desde lejos.

Badalona, 16/01/99

DIECISÉIS DE ENERO
Dieciséis de enero….
Suenan
la campana y el tambor.
Son las ocho de la tarde
pues…..
¡Que viva San Antón!

Badalona, 16/01/00

TERCER MILENIO
En los primeros días
de este tercer milenio
la tradición se hace
dueña del pensamiento
y en la melancolía,
con caballos de viento,
yo corro en estas horas
carreras de silencios
y desde la distancia
en lo profundo siento
una amarga congoja
por ese alejamiento
que año tras año me hace
revivir un momento
el crepitar de hogueras,
los vivas y el misterio
de un pueblo que esta noche
en ancestral encuentro
olvida diferencias
y acoge al forastero.
Yo ahora con mi pluma
hoy, dieciséis de enero
dejo constancia escrita
de ser sanantonero
y brindo con pitarra
y añoro los buñuelos
y digo viva el Santo
y hago con mis recuerdos
de una hoguera gigante
un caballo de fuego.

Metro Barna. 16/01/01

SOMBRA DE SUEÑOS
Sombra de sueños. La hoguera
renace de las retamas.
en el silencio un cohete.
Y a las ocho la campana
con su voz de bronce anuncia
la “Encamisá” centenaria.
Poco a poco los jinetes,
con sus jacas enjaezadas,
llenan las calles de siempre,
mientras la bandera blanca
de la vieja cofradía
marca el paso, acompañada
del redoblante. Se escuchan
vivas la Santo. Las llamas
de la hoguera se embravecen.
corre el vino de pitarra.
Y los caballos galopan
por penumbras de distancia
en esta noche de enero
que reviven mis nostalgias.

Metro Barna., 16/01/02

CADA AÑO
Cada año las hogueras
me parecen más lejanas
y el repique de campanas
como un sueño a recordar,
al igual que las palabras
San Antón, San Antonino
la del más chiquirrinino
y el día de San Sebastián.
Cada año la distancia
mis sentires difumina
entre nieblas matutinas
y recuerdos de amistad
que esta noche deseada
con la ausencia se agigantan
borrando de mi garganta
“vivas” de fraternidad.
Pero nunca se me borra
a pesar de la tardanza,
el anhelo de esperanza
que me lleva a desear
no escribir otro poema
en el año venidero
para ser sanantonero
y correr la “Encamisá”.

L ‘Hospitalet, 16- 01- 03

DESPUÉS DE TANTOS AÑOS
Después de tantos años
(si Dios quiere)
no escribiré poema
ni habrá remembranzas
el día dieciséis,
en este enero
del año dos mil cuatro.
Seré sanantonero
de caballo prestado,
bota de vino tierno,
zahones desgastados
y voz enronquecida
que seguirá gritando
los vivas ancestrales
que mi pueblo da al Santo.

L ‘Hospitalet, 08 – 01- 04

EN LA DISTANCIA
En la distancia
la voz de los amigos
se hace nostalgia
el dieciséis de enero
y yo en la playa
desierta, solitario
grito a la mar:
-¡Qué viva San Fulgencio!
Otro año más
sin visitar al Santo.
Otro año más
sin coger el buñuelo.
Otro año más
sin pitarra ni puro,
sin caballo ni hogueras.
Pero espero
seguir, aún en la ausencia,
recordando,
siempre esta noche,
que soy sanantonero.

L’Hospitalet, 16- 01- 05

Autor: Juan Moreno Aragoneses
Publicado por la Diputación de Badajoz

dibujo-san anton tau