La Encamisá: nuestra fiesta

Tu, que eres peleño o forastero emigrante en tu destierro
alégrate y date un respiro
nuestra fiesta viene con deseo

Todo el año estamos esperando
cada día que pasa ¡uno menos!
una cuenta que viene atrás
esperando que llegue a cero

Ya pasó el teñido otoño
ya llego el frío invierno
el aire huele ya a fiesta
con las navidades por medio

Nos llega el primer regalo
los reyes nos ponen contentos
las Navidades ya se acaban
la fiesta tiene su comienzo

Esperamos la bajada del Santo
al que los devotos acompañaremos
en procesión desde su ermita
hasta su llegada al templo

Ya suena la algarabía
suena el tambor y los cencerros
ya van chavales y chiquillos
en el recorrido a por el “biñuelo”

¡Que alegría tiene nuestra fiesta!
¡Que alegría desde su comienzo!
se oye el relinchar de los caballos
dándoles picadero en el pueblo
hay que ponerlo todo al día
que se acerca “San Fulgencio”

¡Que día tan esperado por todos!
la gente se aproxima al pueblo
para ponerlo todo a punto
y pronto de su gran comienzo

La leña ya está en las esquinas
espera paciente y “apilá”
a que los cohetes y campanas
den comienzo a “La Encamisá”

Los caballos van engalanados
con monturas y mantas guapas
cascabeles y colas trenzadas
con bellas cintas coloreadas

Los jinetes van ataviados
con pantalón oscuro, camisa blanca
pañuelo multicolor, zajones, faja
y gorro puntiagudo que su cabeza realza

Todo el mundo se alza en “vivas”
vivas a San Antón y San Fulgencio
suenan los estruendos de cohetes
corre el vino y buenos buñuelos
que amenizan toda la noche
calentando el ambiente por dentro

Tres vueltas da el tambor
al que escolta el abanderado
llegando la última hasta la plaza
donde partió el evento tan esperado

ya se acaba la carrera
se premia al jinete y caballo
con un puro y un “biñuelo”
que ambos degustan con encanto

¡Que grande es la hospitalidad!
que en estos días aquí existe
el peleño abre sus puertas
al que de fuera viene y asiste

¡Tu peleño que aquí resides!
que eres emigrante o fuiste
colabora con esta buena fiesta
en todo lo que ella consiste
y si todavia no eres cofrade no lo dudes ¡ven a inscribirte!

Autor: Pedro Luis Masa